silhouette 3230374 960 720

El Tribunal Supremo (TS) dictó sentencia el pasado 13 de febrero mediante la cual cambia su doctrina sobre el inicio del período de disfrute de los permisos retribuidos por matrimonio, nacimiento de hijo y fallecimiento de familiar, en los casos en que el hecho causante del permiso retribuido suceda en día no laborable para el trabajador, tendrá que iniciarse el primer día laborable.

La cuestión planteada en el recurso de casación, consiste en interpretar el art. 28.1 del Convenio Colectivo Estatal de Contract Center sobre premisos retribuidos, en concreto sobre cual debe de ser el día inicial para el disfrute de estos días de permiso.

La demanda denegada presentada ante la Audiencia Nacional y contra la que se interpone el recurso, pedía que se declarara que el cómputo de los permisos retribuidos por matrimonio, nacimiento de hijo y fallecimiento de un familiar, se iniciara el primer día no laborable siguiente al del hecho causante, cuando este hecho sucediese en día no laborable.

El motivo que se alega es la infracción del artículo 37.3, a) y b) del Estatuto de los Trabajadores con el artículo 28.1 a), b) y d) del citado convenio, que establece:

“1. Los trabajadores, previo aviso y justificación, podrán ausentarse del trabajo, con derecho a retribución, y desde que ocurra el hecho causante, por alguno de los motivos y por el tiempo siguiente:

  1. Quince días naturales en caso de matrimonio.
  2. Tres días en caso de nacimiento de un hijo.
  3. Cuatro días en caso de fallecimiento de cónyuge, padres, padres políticos, hijos y hermanos y dos días en caso de fallecimiento, de pariente hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad y hermanos políticos”.

La cuestión litigiosa versa sobre el momento en el que debe de iniciarse el disfrute de los permisos retribuidos que el convenio colectivo de aplicación los sitúa “desde que ocurra el hecho causante” añadiendo una mención expresa y concreta que no recoge el ET.

El tribunal entiende que el precepto “permisos retribuidos” muestra que se conceden para su disfrute en días laborables, ya que los días no laborables no es necesario solicitarlo, puesto que no se trabaja. Esta solución corrobora lo dispuesto en el art. 37.3 del ET que establece “los trabajadores… podrá ausentarse del trabajo con derecho a remuneración” evidencia que el permiso se da para ausentarse del trabajo en día laborable, pues en día no laborable no es necesario.

El tribunal concluye, que al no poder el Convenio Colectivo reducir lo establecido en el artículo 37.3 del ET, (principio de jerarquía normativa; lo acordado en un convenio colectivo como reflejo del pacto alcanzado a través de los representantes de los trabajadores y empresarios, no podrá contradecir una norma de rango superior) el día inicial de disfrute de los permisos retribuidos debe ser el primer día laborable siguiente a aquel en que se produjo el hecho que da derecho al permiso, ya que el convenio de aplicación sólo determina que el derecho puede disfrutarse “desde que ocurra el hecho causante” y otra solución sería contraria al espíritu del ET.

Esta sentencia resuelve sobre la aplicación del Convenio Colectivo Estatal de Contract Center pero es sin duda extrapolable a cualquier conflicto sobre la fecha de inicio del disfrute de permisos retribuidos por matrimonio, nacimiento de hijo y fallecimiento de familiar.

Fuente: NEAF

Cómo ahorrar en IRPF si cuenta con deducciones por vivienda

Entramos en el último mes de la campaña de la declaración de la renta de 2017, y en INEAF seguimos publicando tribunas de diferentes temas relacionados que ayuden al lector a la confección de su declaración o al asesor que duda en el último momento de qué incluir y que no. Hoy hablaremos sobre la deducción por inversión en vivienda habitual.

La deducción por inversión en vivienda habitual quedó derogada con efectos 1 de enero de 2013 por la Ley 16/2012, de 27 de diciembre, por la que se adoptan diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica. No obstante dicha ley introdujo el régimen transitorio por el cual, las viviendas adquiridas con anterioridad al 1 de enero de 2013 podrán seguir beneficiándose de dicha deducción.

Debido a la longevidad de las hipotecas, entiendo que hay muchos contribuyentes que aún pueden beneficiarse de la deducción por inversión en vivienda habitual, y que estarán interesados en este artículo.

¿En qué consiste la deducción por inversión en vivienda habitual?

Aquellos contribuyentes que satisfagan importes por la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual, incluidos los gastos y tributos originados por la adquisición, podrá deducirse un 15% (7,5% estatal y 7,5% autonómico) de dichos gastos con el límite de 9.040 euros anuales. Cuando la adquisición o rehabilitación se realice con financiación ajena, las cantidades financiadas se entienden invertidas conforme se va amortizando el préstamo obtenido.

¿Qué gastos pueden formar parte de la base de la deducción?

Se incluyen en la base de la deducción, teniendo presente el límite de los 9.040€ anuales, los siguientes conceptos:

  1. El precio efectivamente abonado para la adquisición de la vivienda habitual
  2. El capital amortizado y los intereses en el caso de financiación ajena
  3. En general los gastos derivados de la financiación tales como:
    1. Comisiones de apertura y gestión
    2. Costes de instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés de los préstamos hipotecarios
    3. Las primas de los contratos de seguro de vida y de incendios, siempre y cuando estén incluidos (que es lo normal) en las condiciones de los préstamos hipotecarios obtenidos.
    4. Gastos notaría, registro de la propiedad y gestoría necesarios para la adquisición de la vivienda
    5. Tributos relacionados con la inversión tales como IVA, Impuestos sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados etc.

¿Qué gastos NO pueden formar parte de la base de la deducción?

En ningún caso computaremos en la base de la deducción por inversión en vivienda habitual los siguientes conceptos

  1. Gastos de conservación y reparación con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales tales como el pintado, arreglo de instalaciones y sustitución de elementos integrantes de la vivienda como puertas, ventanas, instalación eléctrica etc.
  2. Las mejoras realizadas en la vivienda
  3. Las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con la vivienda que excedan de dos.
  4. La adquisición de plazas de garaje, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y, en general, los anexos o cualquier elemento que no constituya vivienda propiamente dicha, adquiriéndose independientemente de esta.

Veamos un ejemplo

Sea el contribuyente X, que adquiere su vivienda habitual el 15 de abril de 2012, ha soportado en 2017 los siguientes gastos en concepto de adquisición de vivienda habitual:

  • Amortización del capital: 7.200€
  • Intereses: 1.500 €
  • Seguro de vida: 500€ (incluido en las cláusulas del contrato hipotecario)
  • Seguro antiincendios: 200€ (no constaba en las cláusulas del contrato hipotecario)

Las cantidades que pueden formar parte de la base de la deducción son la amortización del capital, los intereses y el seguro de vida que hace un total de:

7.200€ + 1.500€ + 500€ = 9.200€

Debido a que el límite son 9.040€, aplicaremos el 15% de deducción sobre los 9.040€.

  • Deducción Estatal: 7,5% de 9.040€ = 678€
  • Deducción Autonómica: 7,5% de 9.040€ = 678€
  • Total: 1.356€ de deducción

Otro tema relacionado y de bastante interés por su frecuencia, relacionado con la deducción por inversión en vivienda habitual, es el de la devolución de las cláusulas suelo, cuyo análisis realizaremos en una tribuna posterior-

ahorro economia y nic3b1os

Inmersos en la campaña de la declaración de la renta de 2017, comentábamos en una tribuna anterior (véase: “Reducción por tributación conjunta sin matrimonio en el IRPF”), los beneficios fiscales que el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas otorgaba en determinadas situaciones familiares. Concretamente la posibilidad de practicar la reducción por tributación conjunta en el caso de que no mediara matrimonio en la “unidad familiar”. Precisamente vimos, que solo podría realizarse tributación conjunta si no existe matrimonio, cuando se realice entre uno de los padres y un hijo, es decir, familias monoparentales donde el descendiente convive con uno solo de los padres.

Hoy en INEAF, veremos la aplicación del mínimo personal y familiar por descendientes cuando no hay matrimonio. En este caso, el concepto de unidad familiar con o sin matrimonio, es exactamente el mismo.

El mínimo personal y familiar por descendientes a cargo consiste en dejar exenta una parte de la base liquidable que se entiende se destina al cuidado de los mismos.

¿Qué cantidades puedo aplicar por cada descendiente?

  • 2.400€ anuales por el primer hijo
  • 2.700€ anuales por el segundo hijo
  • 4.000€ anuales por el tercer hijo
  • 4.500€ anuales por el cuarto hijo y siguientes.

Cuando el descendiente sea menor de tres años, el mínimo personal y familiar correspondiente se incrementará en 2.800€ anuales.

En caso de descendientes con un grado de discapacidad entre el 33% y el 65%, podrán aumentar 3.000 euros el mínimo anterior. Si la discapacidad es de más del 65%, se aumentará en 9.000 euros por cada descendiente discapacitado.

¿Qué requisitos debe cumplir el descendiente?

  1. El descendiente debe ser menor de 25 años o tener un grado de discapacidad igual o superior al 33% independientemente de su edad.
  2. Que el descendiente conviva con el contribuyente. En los supuestos de separación matrimonial legal, cuando la guarda y custodia sea compartida, el mínimo familiar se prorrateará entre ambos.
  3. Qué el descendiente no haya obtenido en el ejercicio, rentas superiores a 8.000 euros.
  4. Qué el descendiente no presente declaración del IRPF con rentas superiores a 1.800 euros.

La clave de todo está en el apartado b. El descendiente debe convivir con el contribuyente. En caso de que no exista vínculo matrimonial, si el descendiente convive con los dos padres, estos deberán prorratear las cantidades determinadas anteriormente. De esta forma se nos dan los siguientes casos principales y más usuales.

  1. Matrimonio que convive con el descendiente: 1/2 cada contribuyente
  2. Matrimonio separado legalmente con custodia compartida: 1/2 cada contribuyente
  3. Matrimonio separado legalmente con custodia determinada por convenio regulador: Entero el contribuyente que tenga la custodia
  4. Padres sin mediar matrimonio legal pero que conviven juntos: 1/2 cada contribuyente
  5. Padres sin mediar matrimonio legal que no conviven juntos: Entero para el contribuyente que conviva con el descendiente.

icac 3

El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) ha publicado en su boletín número 113 de marzo de 2018 nuevas consultas de contabilidad. En esta ocasión destacamos dos de ellas como es habitual. No obstante, la totalidad de las consultas publicadas en el mencionado Boletín están disponibles en nuestra pestaña de Doctrina

Consulta 2. Sobre el tratamiento contable de la cesión de activos y otras actuaciones como consecuencia de la suscripción de un convenio urbanístico entre una sociedad y un Ayuntamiento.

La consulta versa sobre el adecuado tratamiento contable de la cesión de terrenos propiedad de la sociedad al Ayuntamiento, como de las obras a realizar sobre los mismos y de los gastos de conservación de la urbanización, así como acerca del reflejo contable del pago en metálico realizado para cumplir con la cesión del incremento del aprovechamiento urbanístico.

Con carácter general los gastos de urbanización de un terreno se contabilizarán como mayor valor del activo teniendo como límite máximo su importe recuperable. Por lo que se refiere a la cesión de solares y edificaciones realizadas por una empresa en aplicación de la normativa urbanística, la interpretación del ICAC está publicada en la consulta 8 del BOICAC nº 15, de diciembre de 1993, en los siguientes términos: “En relación con la segunda cuestión relativa a la parte de los solares cedidos sin contraprestación a una Administración Pública, debe imputarse como mayor coste de la construcción, sin perjuicio de que si se supera el valor de mercado de la misma, se registre la oportuna corrección valorativa. Por otra parte, si se pacta con dicho Ente la cesión de construcciones futuras, con objeto de poder incrementar el volumen construido en determinados solares de acuerdo con las normas vigentes, provocará igualmente que el coste de las mismas se integre como un mayor valor del resto de las construcciones, teniendo en cuenta, en todo caso, que si supera el valor de mercado habrá de registrarse la oportuna corrección valorativa”. En aplicación de este criterio, el pago en metálico a que se refiere la consulta por el incremento del aprovechamiento urbanístico también se contabilizará como un mayor valor del terreno. El resto de inversiones no relacionadas con el incremento de valor del terreno, como las obras de renovación del establecimiento turístico, se contabilizarán siguiendo los criterios regulados en la Norma Segunda, apartado 2. Actuaciones sobre el inmovilizado material de la RICAC de 1 de marzo de 2013.

Consulta 9. Sobre la correcta interpretación de la norma de registro y valoración 9.ª Instrumentos financieros, apartado 2.8 Intereses y dividendos recibidos de activos financieros del PGC, cuando se realizan inversiones sucesivas.

La sociedad A participa en el cincuenta por ciento del capital social de la sociedad B desde la constitución de esta última. Con posterioridad (una vez han transcurrido varios ejercicios), la sociedad A adquiere el otro cincuenta por ciento. A partir de esa fecha la sociedad B ha repartido dividendos con cargo a reservas. La consulta versa sobre la correcta interpretación del apartado 2.8 Intereses y dividendos recibidos de activos financieros de la NRV 9ª. Instrumentos financieros del Plan General de Contabilidad. En particular, se pregunta sobre el criterio a seguir para juzgar el origen de los beneficios generados por la participada que son objeto de reparto, cuando se producen inversiones sucesivas. En el caso que nos ocupa, las reservas distribuidas se contabilizarán como ingresos en la sociedad A en el importe resultante de multiplicar los resultados acumulados de la participada por el porcentaje de participación en su capital. Si dicho porcentaje se modifica por haberse realizado inversiones sucesivas, la renta devengada en ese periodo se multiplicará por el nuevo porcentaje de participación. En definitiva, de acuerdo con los datos facilitados por la consultante, esa cifra sería el 50 por 100 de la renta generada por la participada desde la fecha de adquisición inicial, porque el otro 50 por 100 constituye patrimonio adquirido. Una vez repartido dicho importe, cualquier reparto adicional debería calificarse como una recuperación de la inversión.

FUENTE: contabilidadtk

descarga

Cuando una sociedad contabiliza la nómina de su personal, lo normal es que se encuentre con dos gastos fijos como son, los sueldos y salarios que anota en la cuenta (640)y los gastos de la seguridad social que anota en la (642). Sin embargo, entre los costes salariales podemos añadir otro que llevaremos en la cuenta (649) en determinadas circunstancias; el denominado seguro de accidentes de convenio obligatorio. Queremos analizar en qué consiste este seguro y cuál es su tratamiento contable

En determinados convenios colectivos, no en todos y justificados por el tipo de actividad, es obligatorio la contratación de un seguro que cubra los posibles accidentes laborales de los trabajadores en el desempeño de su actividad. En estos casos el trabajador tendrá cubierta su asistencia sanitaria, bien por la seguridad social o bien por una Mutua y una indemnización en caso de accidente por este seguro.

El tomador del seguro de acciedentes será la empresa y los asegurados lo serán cada uno de los trabajadores de la misma. El carácter obligatorio que hemos mencionado de este seguro hace que su no contratación por parte de la empresa se considere un incumpliendo que puede llegar a ser falta muy grave.

¿Qué pasa contablemente con este seguro de accidentes?

A la hora de realizar la contabilidad del seguro, debemos diferenciar dos hechos o momentos concretos:

a) Por el pago del seguro por parte de la sociedad.

Debemos considerarlo como un gasto de personal. Analizamos el subgrupo 64 del cuadro de cuentas del Plan General contable y vemos que encaja en la definición de la cuenta 649 “Otros gastos sociales” que establece:

“Gastos de naturaleza social realizados en cumplimiento de una disposición legal o voluntariamente por la empresa. Si citan a título indicativo, las subvenciones a economatos y comedores, sostenimiento de escuelas e instituciones de formación profesional, becas para estudio, primas por contrato de seguros sobre la vida, accidentes, enfermedad, etc… excepto las cuotas de la Seguridad Social”

b) Por la consideración del seguro de accidentes como salario en especie

La contabilidad de este seguro no queda ahí pues debemos considerarla como una remuneración en especie al trabajador.

Las retribuciones en especie son entregas al trabajador de bienes o servicios de forma gratuita o a precios reducidos. En este caso, consideramos el seguro como una retribución en especie por el que la empresa estará obligada a cotizar en la Seguridad Social.

Podemos contabilizarlo como una subcuenta de la (640) Sueldos y Salarios, por ejemplo la (6401)

El hecho de tener contabilizado un primer gasto en la cuenta (649) y un segundo gasto a la hora de contabilizar la nómina en la (6401) hace que esté el importe duplicado, por lo que debemos anotar en la cuenta (755) Ingresos por servicios al personal el mismo importe y dejar como gasto realmente soportado el anotado en la cuenta 649

El tratamiento de las remuneraciones en especie fue tratado en nuestra tribuna en el artículo: “Tratamiento contable de las retribuciones en especie”

Fuente: INEAF

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contenga y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.


Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web.


Según lo dispuesto en el artículo 22.2 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI-CE), CANA-OJA S.L. informa de las cookies utilizadas en nuestra website:

COOKIES PRÓPIAS, TÉCNICAS Y DE SESIÓN que permiten al usuario la navegación por la web de CANA-OJA S.L., garantizando el correcto funcionamiento y la utilización de las diferentes opciones o servicios que pueda disponer la web.


COOKIES DE TERCEROS, DE ANÁLISIS Y DE SESIÓN que permiten a CANA-OJA S.L. el análisis vinculado a la navegación realizada por el usuario con la finalidad de llevar un seguimiento de uso de la página web así como realizar estadísticas de los contenidos más visitados, número de visitantes, etc.


La aplicación que utilizamos para obtener y analizar la información de la navegación es: Google Analytics: Puede consultar su política de cookies a través de los siguientes enlace:


https://developers.google.com/analytics/devguides/collection/analyticsjs/cookie-usage

https://support.google.com/analytics/answer/6004245


Esta aplicación ha sido desarrollada por Google, que nos presta el servicio de análisis de la audiencia de nuestra página. Google puede utilizar estos datos para mejorar sus propios servicios y para ofrecer servicios a otras empresas.

COOKIES ACCESO A REDES SOCIALES: Permite la identificación del usuario y poder compartir contenido en las redes sociales.

Asimismo, CANA-OJA S.L. informa al usuario de que tiene la posibilidad de configurar su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Firefox desde aquí: http://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-que-los- sitios-we

Chrome desde aquí: http://support.google.com/chrome/bin/answer.py?hl=es&answer=95647

Explorer desde aquí: http://windows.microsoft.com/es-es/internet-explorer/delete-manage- cookies#ie=ie-10

Safari desde aquí: https://support.apple.com/kb/ph17191?locale=es_ES

Opera desde aquí: http://help.opera.com/Windows/11.50/es-ES/cookies.html